Carnes vírgenes P2

PARTE 2

Nos fuimos saludando mas frecuente los domingos siempre y cuando nadie sospechara nada, él se hizo gran amigo de mis padres y fue cuando nos dijo que era viudo y que hasta el momento no había vuelto a encontrar el amor de una mujer por esa razón se acercó más a Dios.

Un tal día nos invitó a su casa a comer y quedé maravillada pues tenía muchas reliquias, altos techos, pinturas hermosas, candelabros era como entrar en una máquina del tiempo. 

Libros por todos lados pero con mucho orden, se veía que tenía mucho dinero y mis padres desde ahí les comenzó a caer muy bien, por cierto su nombre es Victor.

Cierta ocasión mi madre recibió una llamada de su hermana diciéndole que su madre se encontraba muy grave y que era el momento de ir todos los hijos a verla al hospital, mi madre sin pensarlo se dirigió hacia otro estado para ir a encontrarse con su familia y obvio mi padre la acompañó, diciéndole a Victor que me cuidara pues era época de exámenes en mi escuela y no podía faltar, aparte de que no fui muy allegada a esa familia.

Él me pidió que me fuera mejor a su casa pues ahí estaría mas segura y sin pensarlo dos veces me fui para allá.

Cuando  me abrió la puerta me recibió con una mirada ardiente de deseo, inmediatamente me invitó a tomar café en su sala colonial, nos pusimos a platicar de mi y lo aburrida que era mi vida, él no dejaba de verme con esa mirada llena de deseo, yo comenzaba  a sentir mi humedad al sentir esa atracción tan fuerte con él.

Así nos dio pasada la media noche y comenzó acercase a mi muy despacio, yo no presentó objeción alguna, al contrario saque mas mi pecho y comencé abrir mis piernas ligeramente. Cuando ya lo tenía justo de mi lado comenzó acariciar mi cabello, yo cerré mis ojos y mi respiración fue mas profunda.

Así sus dedos fueron pasando a tocar mi cuello mencionando que le encantaba por ser largo y muy suave, se fue acercando mas y mas hasta que sus labios tocaron los míos y me dio un beso que cambio para siempre mi vida.

Fue profundo, suave y lleno tantas cosas que aún desconocía, comenzó a ir bajando hasta mi blusa desabotonándola para liberar  y dejar ver mi sostén rosa, con un dedo exploraba todo, era tan rico sentir como tras ese camino dejaba un  hilo de calor, le abrí mis piernas y llego a ese punto, con su mano apretó mi vagina mientras con su dedo gordo masajeaba mi monte de venus aun  con todo y ropa.

Aun se me seguía besando, era mi primer beso y tenía que aprender del mejor, cuando el comenzó a querer abrir mi pantalón le dije que nunca lo había echo  pero estaba dispuesta aprender de él sin condición alguna.

Él, entre besos sonreía y  comenzó a morderlos, se sentía tan genial, con su dedo que había  hecho camino en mi cuerpo subió para tocar mis labios y decirme que no me preocupara y me iba a gustar mucho.

Se fue quitando su ropa frente de mí,  jamás había visto el cuerpo de un hombre desnudo, pelo en pecho su miembro estaba enorme y mucho mejor de lo que me lo imaginé, era magnifico, él me pidió que hiciera lo mismo frente a él y mientras estaba sentado en el sillón observando todo.

Así lo hice nerviosa pero ansiosa de por fin ya no ser una virgen más. Lo fui haciendo poco a poco hasta quedar completamente desnuda, veía como con su mano él se tocaba el miembro y no dejaba de ver mis formas de mujer.

Me tomó de la mano  y me recostó sobre el sillón, bajo y me abrió las piernas, acercó su boca a mi vagina y comenzó a besarla, nunca creí que se sintiera tan rico, sus labios al contacto con los míos me hicieron gemir y su lengua suave y grande hizo que me retorciera de placer, la forma en como lo hacia me hablaba de se gran experiencia.

Así estuvo hasta que me hizo llegar a un explosivo orgasmo, se levanto sobre mi aun jadeando de placer y me acercó su miembro a mi cara, lo tomé con mis manos y comencé a besarlo para después ir  metiendo a mi boca, el tomo mi cabeza y me iba guiando con su mano y sus palabras, sabia delicioso, sentía su liquido en mi lengua,  y veía como el lo disfrutaba.

Hasta que me dijo que ahora era el momento.

Me recostó  y se puso sobre mi, no dejaba de besarme y tomo el miembro en sus manos y lo dirigió hacia mi vagina, lo sentía tan caliente y aunque sentí un poco de dolor cuando lo iba metiendo, sentía a la misma ves mucho placer, justo cuando entro todo sentí como si algo se rompiera dentro de mí, en ese momento comenzó el movimiento de entrada y salida, el gemía sobre mi cuello y apretaba mis hombros por sentir tan estrecho, me decía cosas tan dulces, hasta que sintió que ya entraba mas fácilmente por mi lubricante.

Comenzó mas el movimiento y yo comencé a gritar de placer, sus gotas de sudor las sentía caer en mi rostro, pero no me importaba se sentía tan rico, mis manos iniciaron a tocar su cuerpo, su espada era ancha y sus glúteos pomposos y llenos de fuerza para ayudar a meter mas su miembro en mi.

Se me hizo una eternidad llena de placer hasta que llegó, el grito  y cara estaba completamente enrojecida. Se salio de mí, para echarme en mi vientre mas de su semen  combinado con la poca sangre por romper mi himen.

Vi como exprimía su miembro y seguía echándome todo a mi.

Fue  mi primera ves y fue simplemente genial .

Al día siguiente me fue a dejar a mi casa y aunque me dolía un poco sentarme le pedí que no fuera la  única ves que me enseñara mas cosas y él con una sonrisa de lado y esa mirada oscura llena de misterios me dijo que no, habría muchas muchas mas.

 

 

Etiquetado

4 pensamientos en “Carnes vírgenes P2

  1. Que gran historia, una de tantas que me hacen pensar en todo, saludos!!

    1. Gracias!
      Saludos

  2. Un final feliz!!! Pero el inicio de la vida SEXUAl y UN sujeto que le dió una bienvenida literal a la fuente del placer, viviendo el sueño, ilusión de muchas y muchos que la primera vez sea increíble. Jajajaja qué bonita historia…

    1. Oigres!!!!
      Muchas gracias ajajaja
      Ya nos hace falta un café!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *