MI COMPAÑERO DE LENTES

Estoy estudiando el segundo semestre de Medicina, una carrera la cual me fue impuesta por mi padre que es médico.

Por lo regular en las clases no hablaba con nadie, pues mis gustos y platicas eran diferentes a los tip@s de ahí, a mí me gustaba hablar de Sócrates, Platón, Freud, Lovecraft y filosofar sobre todo y la nada. En cambio mis compañer@s solo querían hablar de tripas, hospitales y ñoñerías que ni al caso conmigo. 

Siempre buscaban la manera de que yo les hiciera caso y más los hombres pues a pesar de todo me han considerado muy bonita; mas alta que el promedio de la mujer mexicana, facciones finas, labios gruesos, delgada, buen tamaño de busto, cintura estrecha, etc.

Yo tenía un compañero del cual era el único que le hablaba pues era el ñoño y sabía que yo no le gustaba ni mucho menos a mí él, le tenía mucha confianza pero de ahí no pasaba.

Hasta que un día todo cambio, cuando yo estaba sentada esperando la clase de Organografía Microscópica Humana, lo vi entrar y vaya que fue una sorpresa para mi ver a mi amigo, ya que llevaba unos lentes que lo hacía ver tan pero tan distinto, algo raro sentí dentro de mis entrañas “amor”, “cariño” o un sentimiento raro.

Se había sentado hasta enfrente pero de lado derecho y yo hasta atrás del lado contrario al de él.

No dejaba de verlo, era la primera ves que alguien me llamaba mucho la atención de tal manera que mi cuerpo era una maraña de emociones, también sentí como un hormigueo en mi entrepierna y eso pasaba sólo cuando tenía unos tequilas encima. 

Al final de la clase me acerqué a él muy coqueta y le dije que me explicara el tema visto en clase pues no había entendido nada ¡Cómo siempre!

Él bien lindo me dijo que si pero en las jardineras pues quería tomar un café, cuando íbamos caminando le descubrí su cuerpo: alto, delgado y con ese detalle que me volvía loca de un hombre.

Era simplemente tan lindo y lo quería sólo para mí, él como que sintió mi mirada y se puso algo nervioso, así que muy sonriente le tomé su brazo y así llegamos caminando a la jardinera que él quería. Mientras tomaba su café yo no dejaba de verlo a los ojos y descubrir un mundo nuevo para mí en él.

Veía como los otros chicos se ponían celosos por el “ñoño”, pero no me importaba estábamos sumergidos en un universo que aunque él me seguía explicando yo seguía perdida en su mirada.

Le dije por que mejor no me acompañaba a mi casa y ahí estaría yo más concentrada, él dando los últimos sorbos de su café me dijo que sí y nos fuimos en mi auto.

Ya de camino, abrí las ventanas para calmar mi calor ¿Sería yo su primera ves? ¿Le gustaría físicamente? ¿No sería gay?(porque nunca lo había visto con ninguna chica pese que no era feo) ¿Me dejaría de hablar por mi atrevimiento? ¿Le gustaría todo lo que yo tenía pensado hacerle? Miles de preguntas pasaban por mi cabeza mientras veníamos tarareando una canción de Coldplay.

Llegado a casa obvio no había nadie, le dije que sobre la mesa estaba bien (bien, ponerme piernas abiertas y él besara mis labios para después subir y darme un beso).

Se sentó  y yo me senté muy cerca de él, vi sus delgados y casi inexistentes labios, me acerqué y sin pensarlo le di un beso justo en ese punto, él abrió más sus ojos de asombro y yo le dije :Oops.

Su reacción no fue de desagrado al contrario, inclinó un poco más su cabeza y se acercó para devolverme ese beso (huy de aquí soy).

Fue tan emocionante sentir su lengua, pues déjame decirte que cuando yo besaba siempre eran besos de telenovela ( sin chiste y fríos jaja). Le dije que mejor subiéramos a mi habitación y lo tomé de la mano al no ver ninguna negativa.

Mis manos me sudaban y mis piernas me temblaban (era la primera ves que estaba tan tan nerviosa pero así de ansiosa).

Cuando ya estábamos ahí me acerque para seguir disfrutando sus delgados labios, descubrí que tenía pelo en pecho y uffff ya me sentía súper mojada, él era torpe con sus caricias pues trataba de recorrer mi cuerpo pero se detenía en partes como la cintura cuando yo quería que descubriera lo que había mas allá, fue cuando le puse la mano en mis senos y se sorprendió del tamaño que no se imaginaba tras toda mi ropa, sentí su excitación. 

Lo desnudé, lo recosté sobre la cama y enseguida me desnudé frente a él, me subí y le fui besando primero el cuello y así le hice un camino de besos hasta llegar a su parte que ya estaba en su alto ego. ¡Su cuerpo Olía riquísimo!

Comencé hacerle un oral pero me di cuenta que se iba a venir muy rápido así que mejor opte por ponerle un preservativo con mi boca (Suave y dando pequeños apretones con mis labios y hasta el tronco bien puesto para que no existiera ningún riesgo, que lo dudaba pues él era el indicado) y enseguida me monté en él, era el tamaño perfecto para mi, era la forma idónea para mi ser, era ese calor que buscaba desde hace mucho tiempo. Él comenzó a gemir mientras yo me movía y trataba hacerlo despacito para que disfrutara como yo éste momento.

Le tomé sus manos y las coloqué en mis pechos (éste hombre tenía que ser para mi) era tan dulce y tierno.

Me acerque a su boca para que ahora los besara mientras no seguía moviendo mis caderas, se dio un atascon que eso me puso muy feliz.

Me tomó de la cintura y disfrutaba como me movía, me dijo que quería hacerlo: yo abajo y mis piernas en sus hombros y en segundos cambiamos, su penetración era mucho mas profunda y yo ya estaba super mojada, él comenzó a darme y ¡Woow! Que delicia fue cuando llegué a mi primer orgasmo y donde casi se me traba la cadera pero le dije que aún así siguiera y no se detuviera.

Comenzó abrirme mas las piernas y meterlo con más fuerza, él gimió fuerte hasta que llegó a su orgasmo.

Fue simplemente mágico el momento, ese choque de cuerpos llenos de sudor y fluidos que nos encierra en un mundo pasional.

Nos vestimos y bajamos a comer algo. Aclaro nunca se quitó los lentes y creo eso fue como un fetiche pues hasta ahora seguimos juntos y cada que me quiere calmar por mis panchos o quiere “algo” siempre lo hace con sus lentes, no me puedo negar pues me sigue naciendo esa misma ternura como la de la primera vez.

EL NIÑO Y LA LUNA

El silencio cobijaba la noche, la Luna en tan tranquilo momento estaba,  tan serena, tan silenciosa, pronto escucho unos pasos  desconocidos, eran pequeños y tal vez un poco  inofensivos.

Alumbró y vaya sorpresa, era un niño de aproximadamente 8 años el cual su semblante era triste y la Luna deslumbró  que estaba solo.

El niño no dejaba de verla con los hombros caídos, ella fue bajando para poder abrazarlo…

Él fue avanzando hacia ella subiendo esa colina que llegaba hacía ella. 

Cuando ambos se encontraron ella lo tomó muy fuerte para arrullarlo en sus brazos, le cantó una nana y él se quedó dormido completamente.

Ella le susurró al oído  -Tu mamí pronto vendrá… –

 

Vampirya

El día y la hora ya estaban confirmados, cuando llegó el momento ahí estaban los dos. El ambiente era frió y un poco tenso, ella estaba callada pero inquieta, él un poco desconcertado. 

Cuando estaban sobre la cama ella se quitó la ropa y él vio que sus piernas y su cara estaban mas delgadas que nunca, pero lo que él no sabía es que ella  desde hace mucho tiempo atrás no comía y estaba muy hambrienta.

Ella veía sus formas y aún no podía creer que ese humano le hacía latir su frió y duro corazón. ¡Pero tenía hambre! De probar su dulce néctar que siempre olía a través de su piel.

En una ocasión   ella olio su pecho desnudo y le dijo que su aroma era increíblemente delicioso. ¡Si! a sangre fresca de la cual ella deseaba tener corriendo  por sus venas a como fuera lugar.

Regresando al momento del principio, él tan dulcemente y ambos recostados sobre la cama, la puso en su regazo y con su mano tocaba los pómulos de ella que estaban tibios, él vio sus ojos vidriosos fue cuando se dio cuenta que algo no estaba bien pero no entendía que, para evitar preguntas ella comenzó el ritual, lo despojó de sus ropas y sin mas comenzó hacerle un oral.

Aquel hombre le encantaban los labios carnosos de esa mujer, su lengua húmeda y  caliente que hacia movimientos que sólo ella los podía hacer, sus labios abrazaban y apretaban  su miembro en el punto exacto, él se estremecía de tan dulce placer, ella sentía como sus piernas se erizaban, los gemidos de él eran una melodía para ella.

Ella por su mente imaginaba arrancarlo en ese momento y beber de su éxtasis, pero no, ella amaba verlo disfrutar.

Su saliva se hacía más intensa pues el sabor de ese hombre era único,  él la tomaba del cabello para poder metérselo todo a la boca pues hasta los movimientos de su garganta los podía controlar bastante bien haciendo que él sintiera esas ganas de explotar ahí mismo.

Llegó el momento donde él ya no aguantaba más y tan sólo quería poseerla,  como muchos hombres deseaban pero extrañamente sólo lo elegía a él siempre y por encima de muchos.

Sin mas ni más él la acostó y le abrió las piernas, él entró sin demora y ambos gimieron de tan rica sensación, ella temía un poco pues sabia  que el cruce de los cuerpos podía llamar a los demonios para comer las sobras que ella siempre dejaba.

Él podía sentir su humedad y calor en cada entrada y salida de su miembro, veía como ella se retorcía de placer, como se tomaba sus pechos y los apretaba otras veces los juntaba para que él los chupara a los dos al mismo tiempo.

Los tenía durísimos,  grandes y sonrojados.

Ella desde abajo podía ver como él cerraba sus ojos y se dejaba llevar por ese placer inexplicable que solo encontraba con ella pero lo que mas le llamaba la atención era ver su vena hinchada de su cuello, podía oler la sangre fluir a toda velocidad por la reacción de su cuerpo, podía escuchar su corazón latir a mil por hora mientras él la seguía cogiendo, ella tocaba las formas de su rostro hasta llegar a su cuello, por un momento pensó hacerle una cortada con sus afiladas garras y que desde ahí chorreara la sangre para que ella explotara en un orgasmo sin igual y bebiera esa sangre que tanto deseaba.

Él la ponía de miles de posiciones pues en cada una encontraba un placer diferente. Las cosas cambiaron cuando ella logró sentir los demonios que estaban ocultos entre las sombras ansiosos de la señal para abalanzarse contra él y comer todo cuanto pudieran.

Ella al sentirlos buscó la mirada de él para no arrepentirse de lo que planeaba hacer, ella estaba segura que ese hombre mortal tenía algo mas que una dulce sangre y claro, esas formas que la hacían enloquecer.

Ella mientras seguía siendo penetrada por él lo recostó sobre la cama y ahora era el turno de ella de dominarlo, mientras él disfrutaba, ella tocaba su pecho para sentir una ves mas su corazón latir, verlo y sentirlo…

Le cerró sus ojos suavemente y sin que él se diera cuenta ella comenzó el ritual, los demonios en las sombras se quedaron impactados al ver lo que su ama estaba haciendo  regresarlos a las profundidades del abismo, ellos molestos trataban de salir para retarla, ella con un símbolo que dibujo sobre el pecho de él para protegerlo por siempre e hizo que aquellos seres regresaran de donde venía, ella se mordía los labios por lo que acababa de hacer y sobre todo por que sabia que esa noche cambiaría por completo toda su vida. 

Ella lo hizo venir y sintió como todo su liquido le invadió esa parte, con su vagina apretaba su miembro para exprimirlo y que todo lo echara ahí.

Por un momento sus ojos de él se pusieron en blanco al experimentar un orgasmo indescriptible.

Cuando todo termino ella tomó su camino y él el suyo, prometiéndose volver a verse muy pronto, ella esperó a que cayera la noche y en un callejón oscuro llevó a un joven con mentiras, ese joven estaba perdido por la belleza de esa mujer a la luz de la luna, ella lo puso sobre la pared dejando que las manos de él recorrieran todo su cuerpo.

Ella comenzó a besarle el cuello y en ese momento lo mordió, chorros de sangre salpicaban hacia su boca, él trataba de defenderse pero era demasiado tarde, estaba completamente dominado hasta que se desvaneció por completo,  de entre las sombras salieron aquellos demonios y sin miedo a su a ama se acercaron para alimentarse todos juntos en un gran festín de sangre y tripas regadas.

Ella al final se aseo la sangre que estaba en su ropa y se fue,  dejando a los demonios alimentarse muy bien.

Caminaba bajo esa increíble noche  y en su vientre comenzó a sentir los primeros latidos del ser que comenzaba a crecer en sus entrañas violando los pactos entre ellos y los mortales.

No le importaba pues fue concebido con todo el amor de aquel hombre de facciones encantadoras y manzana salida haciendo caer en tentación aquella vampira salida de los abismos misteriosos de la pasión.

 

 

 

 

 

 

 

LA BRUJA BLANCA

Sucede que  hace muchos años una bruja blanca fue escondida en un mundo paralelo al suyo tras varios conjuros y sacrificios con sangre,  pues era buscada por un brujo negro muy poderoso que codiciaba la sabiduría de la bruja blanca y si era encontrada por él un maligno ser pudiera nacer. 

Ella cayó en los años 2000 y “algo”, le costó trabajo aprender nuevas costumbres, nuevas modas, nuevos dialectos y sobre todo sobrevivir a una nuevas ideologías pues lo que ella era y sabía no lo podía entender la gente de ese entonces.

Un tal día  regresando del trabajo  iba en el transporte público (un camión),  iban unas 19 personas las cuales todos regresaban a sus casas cansados y hartos, cuando pasaban por una avenida muy principal y bajando por el subterráneo,  el camión se detuvo pues justamente en ese momento   había pasado un accidente muy feo, había muertos y sangre por todos lados.

La bruja sintió que algo no estaba bien.

La gente quería bajarse del transporte para ver bien a detalle a los muertos, grabarlos con su celular y subirlos a la red para ganar muchas vistas y “likes”.

Ella trató de detenerlos y diciéndoles que no era buena idea bajar, la gente era terca y a fuerzas querían hacerlo, el corazón de la bruja comenzó a latir bastante fuerte y su sangre comenzaba a hervir. 

Ella les imploraba que por favor no abrieran la puerta del camión pues algo malo estaba merodeando afuera, la gente comenzó agredirla y tomarla de loca…

Ella les dijo que puertas tridimensionales estaban abiertas en ese lugar y que ese accidente era una trampa, un hombre le dio una cachetada por decir tal “cosa”, ella se enojó y con sus dos manos le tocó su brazo en ese instante los ojos de él se le pusieron en blanco con la boca abierta mientras por su cabeza pasaban mil imágenes terroríficas de gente lamentándose, sacrificios, otras dimensiones…

Cuando ella lo soltó y volteo a ver a los demás los ojos de la bruja eran completamente negros y su piel era totalmente blanca, el ambiente de ahí se puso mas denso ya que el frió comenzó a sentirse.

Ella les mostró con un conjuro que llegó a sus mentes donde les demostró que aquel accidente llegó de la nada.

Y si,  vieron como todo estaba normal y en segundos aparecieron los cuerpos y la sangre ahí. Ella ya no habló más.

La gente no dejaba de observarla con cierto miedo e intriga.

Alguien que estaba casi hasta los asientos de atrás comentó rompiendo el silencio abismal:

-¿Ya observaron lo que está pasando afuera?

Todos voltearon a ver por las ventanas y era la total oscuridad. ¿En que momento sucedió y nadie se dio cuenta?

La bruja comenzó a mover sus dedos y rezando en voz baja algo que nadie entendía. 

Todos los pasajeros comenzaron a llorar e intentaron comunicarse a través de sus móviles con alguien para que fuera por ellos pero todo era en vano.

Estaban en una dimensión la cual no tenia ni tiempo ni espacio, la nada.

De las manos de la bruja comenzó a crearse como cierta electricidad y de su cuerpo  emanó cierta energía que les erizaba los vellos a los pasajeros.

El conductor por fin habló y grito – ¡Esto es una locura, no puede ser posible!¡Nada de esto es real! ¡Todo es un sueño!. 

Las ventanas del camión comenzaron a zumbar y la bruja de sus manos creo el fuego, sus dientes se afilaron y los  pasajeros le temían  mas, haciendo que ellos se fueran a la parte trasera del camión y entre ellos tratándose de proteger uno a otros.

La bruja estaba preparada y en segundos los vidrios de las ventanas se rompieron hacia adentro, la bruja gritó y algo se le fue encima.

Todos gritaban de miedo al ver que aquel ser que estaba encima de la bruja era un carnero sobre dos patas y un aspecto desagradable.

La bruja se protegía y lo hería varias veces viendo ver la sangre salpicar a los pasajeros.

La bruja logró levantarse y con sus manos creo un símbolo que hizo enfurecer más al carnero…

 

Continuará…

 

 

Noli y el arma

Los riesgos en estos trabajos son muchos, podemos llegar hasta salir lastimadas o de plano aparecer muertas en un baldío.

Sucede que un día me llegó un mensaje de un hombre pidiendo mis servicios y ofreciéndome mucho más  de lo que cobraba habitualmente pues quería tener una relación un poco diferente.

Le pedí que me contara más para saber de qué se trataba y ver si accedía.

Se me hizo un tanto interesante a la ves que riesgosa pero el simple echo de imaginarme todo comenzó a prenderme.

Nos vimos en una suite muy lujosa de la ciudad y ahí estaba él, aquél hombre  tan elegante y con mucha presencia.  Fue raro que tuviera tantos guardaespaldas y me contó que él era una persona bastante peligrosa pero muy respetada por el gobierno.

¡Vaya! Si me sorprendí un poco pero platicando mucho mas me dio la confianza de que al menos en un rato  mas no correría peligro.

Me dio de beber un trago y me pidió que me fuera quitando la ropa poco a poco y solo me quedara con lo acordado: medias negras y ropa de cuero negra con zapatillas altas. 

Se acercó a mi lentamente y me fue acariciando, tocaba cada parte de mi cuerpo con sumo cuidado, me recargo de espaldas a él sobre un mueble, me doblo y me abrió las piernas, comenzaba el juego, él se quitó la ropa y estando completamente erecto me dijo que media 28 cm. Se veía tan delicioso.

Lo acercaba y lo frotaba sobre mi parte que ya estaba escurriendo. Me agarraba de las caderas y así se masturbó un buen rato.

Me apretaba mis senos siendo bastante cuidadoso de no lastimarme, me daba nalgadas hasta sentir el ardor en mis pompas.

Disfrutaba mi cuerpo por lo que había pagado.

Pronto se retiró y de su portafolio que estaba sobre un sillón sacó el arma enseñándome que estaba cargada. Me recordó de nuevo las reglas que eran:

1.-No gemir

2.-No moverme

3.-No hablar ni emitir ningún sonido hasta que él me indicara

4.-En caso de fallar él me iba a disparar pues todo el tiempo me estaría apuntando con el arma en la cabeza

Le dije que estaba lista, sentí como agarró su miembro enorme y me penetró, estaba tan caliente y de echo eran unos de los mas grandes que había tenido.

Comenzó a cogerme y que prueba tan dura pues lo hacía bastante bien, mordía mis labios para no emitir sonidos y apretaba mis ojos para poder contenerme, después de unos minutos llegué a mi orgasmo y mi liquido comenzó a salir y él lo tenía embarrado ya en su miembro. Mientras me seguía apuntando a la cabeza ver eso en su miembro lo calentó mucho mas, pues me empezó a dar mas duro incluyendo las nalgadas que ya eran mas seguidas.

Sentía el sudor escurrir por mi rostro y mi cuerpo y él no dejaba de gemir de tan rico que sentía.

Fue tanta su emoción que con el arma recargó fuere mi cabeza sobre la pared y debo decirlo que eso fue tan excitante pues eran pocos los que cogían así de rico y sentir esa adrenalina… Pff

Tenía bastante aguante y estaba muy atento a no romper las reglas, después de un rato me pidió que le hiciera un oral viéndolo a los ojos sin que yo gimiera, que le tomara su miembro y me lo metiera todo a mi boca, mis pocas lágrimas era inminentes pero no por dolor u otro sentimiento parecido, es que simplemente estaba tan enorme que al meterlo todo me provocaba eso.

Aún con el arma apuntándome me dijo entre gemidos que ya iba a llegar y quería que todo cayera en mis pechos y así fue, echo tanto que cubrió por completo mis senos. Él en cuanto termino de eyacular disparó  a un lado de mi a una distancia de 1 metro para demostrarme que no estaba jugando.

Enseguida tiró el arma y se recostó en la cama, me pidió que ya fuera como normalmente era y que sin mas ni mas lo llenara de besos en todo su cuerpo y lo consintiera (que extremo).

Era muy atractivo y lo traté tan lindo que jugando me dijo que “mejor ya o nunca me iba a dejar ir.”

Nos metimos a la ducha y comenzamos a platicar sobre todo lo que se nos ocurriera. Tomamos licor y pidió pizza para comer en la habitación (así de raro fue), ya no parecía aquel hombre con tal presencia y que emitía cierto miedo ahora era tan tierno, cariñoso y tan normal.

Al final nos vestimos y me dijo que un auto con una escolta me iba a dejar a mi casa y que había sido el mejor sexo que había tenido, que había estado con muchas mujeres muy esculturales pero todas eran vacías y muy materialistas y que pronto nos volveríamos a ver, me dio un maletín con bastante dinero y de echo mas de lo acordado, me dio un beso en la frente y cada quien se fue por su camino.

Con el dinero que me dio me fui a España tres semanas donde me la pase genial.

Y a los días de que regresé a México vi en las noticias que había muerto un narcotraficante muy poderoso y buscado por muchos países y cuando vi su foto me di cuenta que ese hombre era con quien había estado y tuve un sexo riquísimo con una pistola en mi cabeza.

#yovueloconyezidy
@copyright

 

 

Eres real

En mis sueños te veo, eres tan real, te muestro mi mundo llamado Aradia del cual yo crecí.

Te llevo a lo alto de las montañas y conmigo estas tomado de la mano.

Te llevo a lugares mágicos donde las criaturas te observan curiosos al ser  la primera ves que te ven.

Te muestro las tierras conquistadas y las cicatrices de cada una de ellas.

Te llevo donde la luna siempre me cuida y celosa no quiere mostrarte su lado oscuro,  ese del cual mantiene siempre en el misterio.

Te llevo al río formado por lágrimas de una bruja que lloraba por su peineta e intentas tomar de su encantadora  y refrescante agua pero te digo que no, la melancolía sería tu sentimiento.

Te doy un beso y cierras tus ojos, cuando los vuelves abrir el brillo en tus ojos ilumina mi ser.

Es cuando te muestro un poco de mi poder,  con mi mano abro los cielos y  tu sorprendido y temeroso me pides que me detenga pero no lo hago, sientes como la tierra comienza a vibrar, todo comienza a oscurecerse, los rayos iluminan el cielo, me miras a los ojos y me gritas ¡Basta!

Me detengo y en tu interior huelo el miedo y las ganas de salir de ahí…

Carnes vírgenes P2

PARTE 2

Nos fuimos saludando mas frecuente los domingos siempre y cuando nadie sospechara nada, él se hizo gran amigo de mis padres y fue cuando nos dijo que era viudo y que hasta el momento no había vuelto a encontrar el amor de una mujer por esa razón se acercó más a Dios.

Un tal día nos invitó a su casa a comer y quedé maravillada pues tenía muchas reliquias, altos techos, pinturas hermosas, candelabros era como entrar en una máquina del tiempo. 

Libros por todos lados pero con mucho orden, se veía que tenía mucho dinero y mis padres desde ahí les comenzó a caer muy bien, por cierto su nombre es Victor.

Cierta ocasión mi madre recibió una llamada de su hermana diciéndole que su madre se encontraba muy grave y que era el momento de ir todos los hijos a verla al hospital, mi madre sin pensarlo se dirigió hacia otro estado para ir a encontrarse con su familia y obvio mi padre la acompañó, diciéndole a Victor que me cuidara pues era época de exámenes en mi escuela y no podía faltar, aparte de que no fui muy allegada a esa familia.

Él me pidió que me fuera mejor a su casa pues ahí estaría mas segura y sin pensarlo dos veces me fui para allá.

Cuando  me abrió la puerta me recibió con una mirada ardiente de deseo, inmediatamente me invitó a tomar café en su sala colonial, nos pusimos a platicar de mi y lo aburrida que era mi vida, él no dejaba de verme con esa mirada llena de deseo, yo comenzaba  a sentir mi humedad al sentir esa atracción tan fuerte con él.

Así nos dio pasada la media noche y comenzó acercase a mi muy despacio, yo no presentó objeción alguna, al contrario saque mas mi pecho y comencé abrir mis piernas ligeramente. Cuando ya lo tenía justo de mi lado comenzó acariciar mi cabello, yo cerré mis ojos y mi respiración fue mas profunda.

Así sus dedos fueron pasando a tocar mi cuello mencionando que le encantaba por ser largo y muy suave, se fue acercando mas y mas hasta que sus labios tocaron los míos y me dio un beso que cambio para siempre mi vida.

Fue profundo, suave y lleno tantas cosas que aún desconocía, comenzó a ir bajando hasta mi blusa desabotonándola para liberar  y dejar ver mi sostén rosa, con un dedo exploraba todo, era tan rico sentir como tras ese camino dejaba un  hilo de calor, le abrí mis piernas y llego a ese punto, con su mano apretó mi vagina mientras con su dedo gordo masajeaba mi monte de venus aun  con todo y ropa.

Aun se me seguía besando, era mi primer beso y tenía que aprender del mejor, cuando el comenzó a querer abrir mi pantalón le dije que nunca lo había echo  pero estaba dispuesta aprender de él sin condición alguna.

Él, entre besos sonreía y  comenzó a morderlos, se sentía tan genial, con su dedo que había  hecho camino en mi cuerpo subió para tocar mis labios y decirme que no me preocupara y me iba a gustar mucho.

Se fue quitando su ropa frente de mí,  jamás había visto el cuerpo de un hombre desnudo, pelo en pecho su miembro estaba enorme y mucho mejor de lo que me lo imaginé, era magnifico, él me pidió que hiciera lo mismo frente a él y mientras estaba sentado en el sillón observando todo.

Así lo hice nerviosa pero ansiosa de por fin ya no ser una virgen más. Lo fui haciendo poco a poco hasta quedar completamente desnuda, veía como con su mano él se tocaba el miembro y no dejaba de ver mis formas de mujer.

Me tomó de la mano  y me recostó sobre el sillón, bajo y me abrió las piernas, acercó su boca a mi vagina y comenzó a besarla, nunca creí que se sintiera tan rico, sus labios al contacto con los míos me hicieron gemir y su lengua suave y grande hizo que me retorciera de placer, la forma en como lo hacia me hablaba de se gran experiencia.

Así estuvo hasta que me hizo llegar a un explosivo orgasmo, se levanto sobre mi aun jadeando de placer y me acercó su miembro a mi cara, lo tomé con mis manos y comencé a besarlo para después ir  metiendo a mi boca, el tomo mi cabeza y me iba guiando con su mano y sus palabras, sabia delicioso, sentía su liquido en mi lengua,  y veía como el lo disfrutaba.

Hasta que me dijo que ahora era el momento.

Me recostó  y se puso sobre mi, no dejaba de besarme y tomo el miembro en sus manos y lo dirigió hacia mi vagina, lo sentía tan caliente y aunque sentí un poco de dolor cuando lo iba metiendo, sentía a la misma ves mucho placer, justo cuando entro todo sentí como si algo se rompiera dentro de mí, en ese momento comenzó el movimiento de entrada y salida, el gemía sobre mi cuello y apretaba mis hombros por sentir tan estrecho, me decía cosas tan dulces, hasta que sintió que ya entraba mas fácilmente por mi lubricante.

Comenzó mas el movimiento y yo comencé a gritar de placer, sus gotas de sudor las sentía caer en mi rostro, pero no me importaba se sentía tan rico, mis manos iniciaron a tocar su cuerpo, su espada era ancha y sus glúteos pomposos y llenos de fuerza para ayudar a meter mas su miembro en mi.

Se me hizo una eternidad llena de placer hasta que llegó, el grito  y cara estaba completamente enrojecida. Se salio de mí, para echarme en mi vientre mas de su semen  combinado con la poca sangre por romper mi himen.

Vi como exprimía su miembro y seguía echándome todo a mi.

Fue  mi primera ves y fue simplemente genial .

Al día siguiente me fue a dejar a mi casa y aunque me dolía un poco sentarme le pedí que no fuera la  única ves que me enseñara mas cosas y él con una sonrisa de lado y esa mirada oscura llena de misterios me dijo que no, habría muchas muchas mas.