Cuando la vida te coge por la espalda

¿Cómo la conocí? Pues bien, fue a través de la fiesta de una amiga mía, ella nos presentó y de ahí comenzó nuestra amistad.

Perdonen mi falta de educación me llamo Ramón y la historia que te voy a contar es sobre Mónica y su servidor. En esa mentada fiesta habíamos compartido No. De teléfonos y a cada rato nos mandábamos mensajes.

Pasó como un mes aproximadamente donde entre risas y temas burdos ella simplemente me dijo:

-Vamos a coger.

La verdad yo me saque mucho de onda ya que era casada (bueno, mas divorciada que casada) y con un hijo y no es que me espante pero era de una religión donde la infidelidad o meterse con alguien fuera de su clan, era casi casi pecado mortal.

Tomé a juego su comentario pero desde ahí nuestras pláticas ya eran mas “sexosas” y ya con mas confianza me contó que su marido había su primero y único hombre en su vida, con 5 años de casados sólo lo habían echo de misionero. Ella quería hacerle un oral o probar otra posición y él le decía que eso era sólo de “putas”.

A mi la verdad ya me comenzaba a llamar mucho la atención no era muy guapa, pero era morena de esas que encienden fuego y más por saber que andaba “ganosa”, abierta a experimentar y probar de todo.

Decidimos vernos por fin para cenar una pizza y de ahí nos dirigimos al hotel. Después de apreciar la elegancia de esa habitación sin más ella se abalanzó sobre mi y me echó sobre la cama.

Comenzó a besarme desesperadamente y sentí como se frotaba sobre mi miembro que ya estaba poniéndose duro. Yo comencé acariciar sus pechos y nalgas, ella gemía de placer.

Y eso que aún no le hacía nada.

Mónica detuvo sus apasionados besos y de la nada se despojó de sus prendas, pude apreciar un cuerpo tan perfecto como nunca antes lo había echo: una barriga un poco abultada por su hijo, estrías que adornaban su piel y era como trofeo por los nueve meses que creo vida, unos pechos caídos por su haber cumplido su gran misión, pero lo más sexy fue ver su seguridad y confianza en si misma.

Literalmente era una gran señora y mujer

Mi “amigo” al verla se puso durísimo y estaba listo para sentirla, ella me quitó la ropa y me hizo el mejor “blow job” que nunca jamás había tenido, casi me hace llegar a los minutos y según ella nunca lo había hecho, en fin.

Me daba unas chupadotas que casi sentía la campana de su garganta, la forma en que movía su lengua era increíblemente excitante y jamás me lastimo con sus dientes.

Se detuvo, se acostó sobre la cama con las piernas abiertas deseosa de mi “experiencia”. Comencé a besarle ahora si que sus labios y mover mi lengua sobre su clítoris, estaba mas que húmeda y escandalosa.

Comencé a meterle la lengua a su sonrisa vertical y ella me dijo que ya estaba lista y que la penetrara rápido.

Cuando lo hice se sentía tan bien que ella creo luego luego llegó al orgasmo y me seguía pidiendo más y más, la puse de a perrito y comencé a moverla, mis testículos hacían lo suyo rebotando y yo apretando sus nalgas me pidió que le diera nalgadas y cada ves las pedía mas fuertes.

Gritaba mucho, no se si estaba actuando o en verdad yo era muy bueno, duramos un buen rato así hasta que me dijo que ahora ella me lo iba hacer y me puso de nuevo sobre la cama, me montó y vaya que tenía experiencia ( comenzaba a dudar lo que me había confesado).

Sentía escurrir por mis testículos su “liquido” y llegó un momento donde ya me dio un poco de miedo pues comenzó a darme cachetadas y decirme groserías. Ella se estaba como exorcizando. Tuvo un orgasmo demasiado fuerte por que sentí las contracciones y ella gritó mucho más. Cuando se calmó se recostó sobre mi regazó como si nada y muy cariñosa, obvio a mi se me bajó la erección de los fregadazos que me dio pero creo ella ni en cuenta.

Total, resultados de esa noche: un labio roto, arañazos en mi espalda, un chupetón en mi pecho, cacheteado y asustado.

Ella pide vernos y claro cuando ya no tenga tanto trabajo.

6 pensamientos en “Cuando la vida te coge por la espalda

  1. Wowowoww que mujer con tantas ganas de sexo rudo reprimido y un hombre que tranquilamente sin buscarlo le llega, desbordando el instituto animal que posee el humano, un relato que en muchos hombres habita en su cerebro como fantasía… Ufffff…. Saludos Yezidy…

    1. jajajajaja Si caray él pensó que iba a sorprender a Mónica con su experiencia y resultó al revés jajaja

      Saludos Oigres!!!

  2. Jajajajaja como me reí con este final. Una Leona por dentro !!!😂🙏🙏🙏🙏

    1. jajajajajajajaja que no pudo controlar y hasta traumado quedó !!!

  3. Una excelente historia de pasión.. Jamas había leído algo tan interesante..

    1. Muchas gracias!!!! Ojalá te gusten los demás relatos.. me avisas!! Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *