Curiosesco

Había llegado el 14 de febrero y era el momento de darle su regalo a mi novio pues había sido un buen novio tierno y romántico  por todo un año en fin, nos vimos en su casa para tener una cena romántica.

Después de comer un delicioso menú que él mismo preparó nos intercambiamos nuestros regalos.

Yo le regalé una loción y él me regaló un ramo de flores pero de galletas, al principio me sorprendió su detalle pero cuando probé la primera galleta ¡Madre mía! Algo en mi boca hacia fiesta e hizo que en mi cerebro pasaran mil y una imágenes,  sensaciones y de todo,  que hizo me fuera abalanzara sobre  mi novio y comencé a besarlo tan apasionadamente.

Él me respondió de una forma tan deliciosa e inmediatamente me dirigí hacía su sofá para cumplir mi plan que hacia latir mi corazón y mis ganas.

Me levanté la falda y me quite la braga, me senté y le abrí las piernas lo más que pude para que se “sirviera”, aclaro, ya tenía junto de mi a mi novio y  ese ramo de galletas…

No le dije ni dos veces cuando él ya estaba arrodillado y comenzó a lamer, en ese mismo momento yo mordí otra galleta, ¡Wow! Cerré mis ojos para disfrutar tan buen placer y comencé a gemir mientras masticaba ya que era algo muy nuevo para mí todo eso.

El movía su lengua como remolino y mi clítoris estaba a su mejor resplandor, con una mano tenía una galleta y con la otra lo tenía tomado del cabello para que continuara sin parar.

Mi lengua se llenó de un delicioso sabor que hizo que comenzara a salivar de más, comía una tras otra disfrutando como cada lamida de mi novio, mis gemidos eran bastante escandaloso y sentí escurrir mi “líquido” por mis nalgas, eso hizo que todo en mi cuerpo se llenara como de electricidad.

¡PF! Cuando mordía la galleta la veía pensando en los ingredientes, quien la hacia o que eran y sobre todo lo que  contenían para volverme loca, ¿cómo ese sabor de la misma galleta conjuntado con el chocolate podía crear algo así?.

Veía que en mi blusa había boronas y me le desabotoné para que esas migajas cayeran sobre mis pechos. Mi novio seguía en lo suyo hasta que le dije que subiera y besara mis senos , él obedientemente lo hizo, con su lengua recogió las boronas y algo cambio en su mirada se volvió mas intensa y lleno de deseo.

Me beso cuando aún seguía masticando esas deliciosas galletas y como desesperado se fue quitando la ropa, me volvía a besar y me daba ligeros mordiscos.

Cuando se  quitó todo y me penetró tan rico que inmediatamente llegué a mi orgasmo, él jadeaba de placer y cuando me vio otra galleta en la mano la levanto y se la comió, algo raro pasaba con él pues mientras la masticaba comenzaba a darme mucho más fuerte hasta que explotó de placer dentro de mí.

Cayó rendido sobre mi pecho y sintió como latía mi corazón.
Me comentó que había estado todo tan rico y que ha sido la primera vez que cogíamos así de intenso.

Mientras nos vestíamos le comenté que me había encantado su regalo y le pregunté que en donde las había comprado.

Me dijo que ya se las habían recomendado por tener un cierto toque… Pero no había echo caso hasta que vio el diseño de las flores que le gustó para mí.

Ahora yo te las recomiendo a ti, pruébalas sé que no te vas arrepentir.

https://www.facebook.com/Curiosesco.Regalos/

Las galletas la verdad están muy así que lo que tu leíste le puede pasar a una persona en un millón… que le altere todo en su ser!! Saludos !

#yovueloconyezidy

Etiquetado

2 pensamientos en “Curiosesco

  1. Mmmmmm que predicamento en éstos casos es muy difícil saber cuál es el postre o el plato fuerte….Todo se ve tan exquisito y suculento!!!, Pasion, deseo y lujuria reunidos una recamara para hacer de hombre y mujer sus esclavos honrando el día de un tal San Valentín Woow que intenso!!!!. Buena historia. Me gustó. Es placer leerte Yezidy.

    1. Gracias Oigres!!!!

      Como dices, todo lo que puede ocurrir en una habitación…

      Un fuerte abrazo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *