FRACTURA DEL PENE Y ¿DESPUÉS?

Es muy importante saber que aparte del proceso de recuperación de una fractura de pene; no solo existe la recuperación física, si no también, y casi más importante, la psicológica.

Como lo habíamos comentado han de ser tratadas como una urgencia y acudir lo antes posible a la unidad médica pues las consecuencias si no se hace pueden ser realmente graves.

Tras una operación quirúrgica, el pene queda inmovilizado gracias a un vendaje especial. Por lo general, el proceso de cicatrización y curación lleva unas semanas. Por supuesto, durante unas cuantas semanas, aproximadamente un mes y medio, la práctica del sexo es imposible.

El proceso de cicatrización suele concluir satisfactoriamente, pero cuanto más se haya tardado en acudir a urgencias tras la fractura, es más posible que haya complicaciones y que se puedan producir algunas de las complicaciones que comentamos antes durante la cicatrización.

Se puede fracturar el pene pero éstos suelen curar bien y no producen ningún problema, pero en ocasiones pueden presentarse ciertas complicaciones derivadas de la recuperación de una fractura del pene, como pueden ser:

• Aparición de alguna infección.
• Disfunción eréctil: no causada por la fractura en sí, sino más bien por el nerviosismo o miedo a que vuelva a suceder; aunque también puede producirse por haberse visto dañado el sistema circulatorio y verse alterado el flujo sanguíneo.
• Priapismo: el pene asume una posición erecta durante varias horas y que causa gran dolor.
• Curvatura de pene: durante el proceso de curación y cicatrización del pene puede producirse un encorvamiento del pene debido a la reducción de la piel o de los cuerpos cavernosos, lo cuales quedan tirante y producen dicha curvatura.
• Aparición de fistulas.

Si se ha acudido a tiempo, la recuperación física de una lesión de pene es prácticamente total y no suele haber ningún tipo de problema en la vida posterior. Pero es la recuperación psicológica tras el pene fracturado, es la que más problemas puede ocasionar. Esto se debe a que muchos que han sufrido una fractura de pene tienen miedo a recuperar la actividad sexual por temor a que vuelva a producirse. Este temor es normal, puesto que debemos recordar que estas lesiones son muy dolorosas.

No debe tenerse miedo a recuperar la actividad sexual, sobre todo siguiendo una serie de recomendaciones. Lo primero es no forzar la situación, hasta que sepa que está totalmente recuperado de la lesión. Los primeros encuentros sexuales deben llevarse a cabo con cuidado y suavidad, pero sin dejar que el miedo este presente, ya que la fractura de pene es algo poco común y muy difícil que se dé dos veces.

¡A cuidarse!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *