Ironía

EL DEMONIO

Me encanta ver a ese dulce ángel, con su piel blanca como la pureza , sus ojos llenos de ternura, su sonrisa inocente como sólo ella misma lo sabe ser y sus grandes alas de libertad.  

Veo como baila y su cuerpo se contonea a la melodía de  un violín. Mueve sus manos al son de cada nota, todo pareciera que gira a su alrededor,  las hojas de los arboles caen a su camino como agradeciendo su existencia y alegría.

La adoro ver desde las profundidades de mi infierno,  por ese cielo abierto que me permite ver tan magnifica criatura creada a la perfección.

Acaso ¿yo podré ser su protector? ¿Podré subir a ese cielo y violar las reglas? Su piel tan delicada y virginal ¿podrá aguantar mis manos ardientes? ¿Su boca podrá aguantar el fuego de mi deseo?

¿Que se sentirá tocar su piel? ¿Qué abra detrás de sus bellos ojos?

Muero por estar un segundo con ella y ser la oscuridad que la proteja.

Pero no, no creo que quiera estar con un demonio que baila con las brujas en el aquelarre, bebe sangre y amanecemos mezclados en la orgía de cada luna llena.

Tenerla  a mi lado seria como tener una bella flor: jamás lastimarla y cuidar tan delicado ser sin violentar su inocencia y pureza.

¿Que se sentirá tocar su piel? ¿Qué abra detrás de sus bellos ojos?   

Muero por estar un segundo con ella y ser la oscuridad que la proteja.

EL ANGEL

Cuando me oculto de mi Creador voy aquel lugar donde el cielo está roto y puedo ver hacia abajo donde el infierno arde y ahí es donde lo observo, aquel demonio único ante los demás.

Veo la perfección de sus formas, sus ojos negros como la total oscuridad, sus labios ardientes  y deseosos  de un beso lleno de lujuria, sus manos creadas para tocar los puntos exactos del placer.

Su cabello negro y largo aquel que quiero enredar en mis dedos, su cuerpo es grande y fuerte del cual quiero sentir cerca de mi, quiero que esas manos recorran vulgarmente mis partes.

Que sus labios invadan mi boca, que sus ojos penetren mi inocencia pura, quiero que me haga suya como lo hace con las de su “clase”.

Acaso ¿yo le gustare? ¿Se espantará con mi inocencia?

Porque quiero gemir de pasión y saber que es sentirlo dentro de mí.

Huir juntos de todos a un mundo tan lejano como mi deseo de estar con él.

Quiero que me haga suya  y yo ser sólo para él.

Violar cuan miles leyes están escritas para que esta  unión  jamás suceda, pero por él quiero ser hasta lo imposible y sentir su protección rodeados de total oscuridad.

Ser ese pecado que los mortales contarán algún día en sus leyendas bajo la luz de la luna.

 

Etiquetado

2 pensamientos en “Ironía

  1. Acaso es la parte humana que tiene los angeles y los demonios?, Y como no serlo si están en constante rose separados por los cánones de lo bueno y lo malo, sin embargó esa eterna fricción nace la palabra mágica… Atracción!!… De probár algo que desconocemos y totalmente diferente mmmmmm bastante sugestivo, suculento y esquisito, por que perdernos ese gran banquete?… Si el deseo nos está invitando a degustarlo?… Estamos invitados a las bodas del cielo y el infierno definitivamente. Saludos Yezidy.

    1. Woow me encantan tus palabras!!! Grandes saludos Oigres !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *