LETRAS SOBRE LA CAMA

…Y entones, me tomó de la cintura y me pego a él, no sabía yo como reaccionar, recargué mi cabeza en su pecho y fue cuando escuché por primera vez su corazón latir con tanta fuerza por mí.
 
Desde entonces, caminamos juntos tomados de la mano, es dueño de mis sueños y pasiones, me hace reír y otras veces sentir tanto coraje, pero él guarda silencio sin partir y despacio se acerca a mí para hablar y solucionar las cosas.
Nadie como él, nadie como yo. Juntos siendo el mejor equipo.
 
Crecemos y aprendemos, el amor en nosotros no tiene un concepto definido, simplemente lo vivimos y sentimos.
 
La pasión es mágica entre nosotros, explotamos en un ¡bum! de caricias y sensaciones dentro y fuera de nuestros cuerpos.
 
Me duermo en sus brazos, mientras él acaricia mi espalda y mi cabello y aún sigo escuchando la misma intensidad de su corazón que late tanto por mí…
 
Él sabe que soy prisionera de sus labios, yo sé que él es prisionero de mis secretos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *