Noche de paz

Mis manos tiemblan de frió, mis tripas chillan de hambre y mi hermanita no deja de llorar. Estoy sobre una calle muy transitada de Londres, hincado, abrazando a mi hermanita para protegerla del frió y pidiendo un poco de limosna.

La gente pasa con enormes abrigos de piel de animal sin voltear a verme, trato de acercarme a ellos para que me regalen una moneda pero se alejan y me corren.

Justo hoy es lo que llaman Noche Buena , veo que la gente compra obsequios para sus seres queridos, preparan comida muy deliciosa , brindan por seguir juntos y amarse.

Yo tengo 15 años y desde hace 3 años mi madre nos abandonó en la calle donde prometió regresar por nosotros. Me dejó con mi hermana de ahorita 5 años, hemos pasado por momentos muy difíciles donde nos han querido hacer daño pero siempre nos salvamos. Y fue donde aprendí a cuidar de mi hermana.

A ella yo le enseñado a escribir y leer lo poco que yo sé, los buenos modales y el respeto, así como el amor que siento por ella, no quiero que crezca odiando a mi madre o la vida.

Le enseño juegos sencillos que creamos con basura, le enseño la fantasía de la imaginación y muchas cosas mas.

Cuando sea más grande ella quiero y trabajar para ganarme unas monedas y poderle dar una buena comida y un lugar donde vivir o al menos dormir y poder pasar los fríos que cada año se ponen peor.

Llevamos horas aquí y nadie me ha dado nada, me duele ver a mi hermana llorar, me duele vernos tan indefensos e ignorados ante los ojos de las personas.

Veo que se acerca una señora de edad avanzada y le estiro la mano para una moneda pero igual que las demás, se aleja y me corre, regreso a mi lugar y veo a mi hermanita, sus lágrimas han limpiado su rostro pero no me dejan ver el brillo de sus ojos. No deja de temblar y siento que su abrazo es menos fuerte.

Veo hacia el cielo bajo todas esas estrellas y me doy cuenta que pronto va a nevar. Pasan las horas y la gente escasea en la calle, tomo a mi hermanita y camina con dificultad le digo que nos iremos a nuestro pequeño refugio para descansar, ella me dice que tiene hambre y que tiene mucho frió, yo comienzo a sentir el nudo en mi garganta al aguantarme las ganas de no llorar y que ella me vea débil.

Paso por las casas y todos ellos están ahí calientes, felices y comiendo.

Llegamos a nuestro refugio que está en una casa abandonada, la recuesto y la tapo con periódicos, la luz de la luna me dejan ver el azul de sus ojos y su piel blanca como ella misma. Le digo a mi hermanita que saldré por un momento y que no se mueva.

Salgo corriendo y mis lágrimas enfrían más mi piel, me pregunto por qué nos tocó vivir esta vida o al menos a mi hermanita. Corro sin detenerme hasta que caigo sobre la tierra, no dejo de llorar y se acerca una persona levantándome y preguntando si estaba bien.

Me vio llorando y con frió me dio dinero y me dijo ¡Felices fiestas!. Le sonreí y salí corriendo a una tienda a comprar pan y leche.

Regresando con gusto me acerco a mi hermana y le digo con alegría que tenía ya leche y pan, ella no se levantaba y el miedo me invadió, cuando la moví estaba muy fría, la agitaba más y le gritaba.

Enseguida ella despertó con dificultades diciéndome :

-Soñé una luz blanca y cálida algo me llamaba pero le decía que no, porque tu ibas a regresar por mi…
Mis lágrimas salieron de mis ojos dándole un “coco en la cabeza” por semejante sueño. Ella sonrío y me abrazo, inmediatamente saque la leche y el pan que ambos devorábamos al instante. Mientras reíamos y hablábamos de todo.

Había leído hace tiempo que la Navidad significaba “nacimiento del niño Dios” yo celebro éste día el nacimiento de mi hermana, porque por ella sigo aquí, por ella quiero luchar para sacarla adelante, aún recuerdo cuando llegó a este mundo, una bebé muy blanca, con poco cabello rubio,  esos ojos azules y grandes que me hicieron ver el mar y más allá.

Gracias hermanita por existir en mi vida y ¡Feliz Navidad!.

Etiquetado

2 pensamientos en “Noche de paz

  1. Me imaginaba un final trágico pero en esta ocasión si existo la magia de la Navidad, para este niño sus regalos fueron esperanza, fe y fortaleza, (en lugar de oro, incienso y mirra) para encarar su vida tan adversa y aún así darle un bun ejemplo a su hermana, no cegado por el rencor que pudiera engendrar en el la indiferencia de la gente. Felices fiestas Yezidy. Saludos

    1. Simplemente me encantan tus comentarios .. SE ve que eres muy culto y sabes de muchas cosas!!

      Saludos Oigres!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *