¿Seré P&/5?

PARTE I

Hoy frente a mi escritorio me detengo a pensar y reflexionar un poco sobre mí y lo que en verdad quiero pues me doy cuenta que esto no es lo mío.

Estoy fastidiada del exceso de trabajo, de los pendientes que urgen para antier, de verle la cara a mi jefe todos los días para llevarle su tasa de café negro con dos cucharadas de azúcar…

Estoy harta de llegar a casa y que mis padres me recuerden que me debo de casar, formar una familia, tener hijos y ser feliz. 

Me recargo mas sobre mi vieja silla y por mi mente comienzan  a pasar los recuerdos de lo que en verdad me gusta hacer.

Recuerdo que desde chica fui muy precoz pues descubrí en lo cajones de mi madre unas VHS, las cuales vi e inicio el hambre de sexo.

Cuando las veía a escondidas yo no sabía en ese momento que era pero de mi entrepierna salía un líquido que hacía sentir muy rico en mi parte.

En la secundaria aprendí como masturbarme con los dedos, cuando descubrí el primer orgasmo sentí una liberación en mi cuerpo muy difícil de explicar.

Con el tiempo comencé metiendo algo mas que mis dedos, el pepino de mamá fue el indicado, admito que me dolió y que sangre pero me encantó.

En la prepa ya había metido mas que el pepino, el plátano y mas cosas que hicieran en mi explotar de pasión. Mi cuerpo ya estaba mas desarrollado, tenía buen busto, poca nalga pero había de donde agarrar y querer experimentar unas buenas nalgadas.

Por lo tanto mi cuerpo ya pedía un hombre que me diera esa placer. Conocí a un chico muy guapo por cierto, comenzamos de amigos y terminamos de novios. Fue el primero al que le hice un oral y creo aprendí bien de las pelis pues no duró mucho y a cada rato me pedía que le hiciera uno.

Con él también tuvimos el  primer encuentro sexual del cual yo tomé la iniciativa y aunque igual duró muy poco, logró hacerme muy feliz. 

Después llegó otro chico,  y sin mas ni mas tuvimos un “caldo” en su auto, la tenía enorme y venuda eso me prendió e hizo que yo me lo cogiera, nunca me imaginé que un hombre gimiera así como él lo hizo, la tenía durísima y se veía que tenía mucha experiencia, pues cuando me puso de cuatro puntos en el auto (ojalá tu imaginación cache a lo que quiero decir) me dio tan fuerte que tuve un orgasmo en chorro y termine mareada y babeando.

Después de un tiempo llegó una chica, con ella en el baño  yo le metía la mano  a su pantalón y ella al mio y tocábamos el clítoris, esa sensación de los dedos mientras nos besábamos y nuestros pechos se juntaban creo fue de las mejores experiencias.

Sentía su parte húmeda y tibia y ella abría mas las piernas para que explorara mas su mundo.

Otras veces nos chupábamos los pechos, combinado de grandes besos morbosos donde jugaban nuestras lenguas, tocaba sus nalgas y si traíamos falda nos quitábamos las bragas para besarnos nuestros labios jugosos de placer. Fue hermoso lo que duré con ella.

Conocí a otro tipo en la universidad que me abrío las nalgas para metérmela por el trasero  y si fue muy doloroso pues no pude sentar bien por tres días pero después de esas mi trasero se acopló a su miembro y cada que la metía terminaba saciada pues también me daba por delante con el dedo y después con un juguete que compramos.

Ahí mismo en la universidad conocí a un grupo de “amigos” de los cuales terminamos en una gloriosa orgía en la casa de uno, donde: uno me la metia por la vagina, otro por el trasero, otro me chupaba las tetas mientras  él se masturbaba, otro agarró mi mano para que yo tocara su miembro y al otro amigo se la chupaba. Así se fueron rolando  hasta que hice que dos de ellos tuvieran sexo mientras uno me la chuapaba. Fuimos un gran equipo hasta que tuvieron broncas y mejor nos separamos.

La verdad no me interesaba tener novio o una relación seria ya que me aburría muy fácil por eso seguía teniendo mis aventuras esas si eran constantes.

Cuando salí de la universidad y entré a trabajar  mi compañero era igual de caliente que yo, y cuando los jefes no estaban nos metíamos a coger a Archivo, me ponía sobre el escritorio viejo de ahí, me levantaba la falda y comenzaba a darme nalgadas, jalarme el cabello y meter su mano por donde pudiera, hasta que lo corrieron por irresponsable.

Después…

¡Demonios! Me interrumpieron pidiéndome unos reportes.

Continuará…

 

 

 

2 pensamientos en “¿Seré P&/5?

  1. Estoy empezando a creer que el pepino es nuestro mentor!!! A mí me Enseñaron a poner el condón con UNo, es muy cagado cuando empiezas a EXPERIMENTAr la atracción por el sexo opuesto o por tu el MISMO sea cual sea la preferencia sexual y no entiendes por que se te pone duro o te mojas, chale que inoportuno es el trabajo en ocasiones, ni modo.

    1. jajajaja me imaginé todo !!!!
      Tu colegial y con tu pepino jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *