¡SILENCIO!

Shhhhh…

¡Silencio!

Sus pasos son suaves cuando entra por la ventana de mi habitación.
La luna le indica el camino que debe tomar para llegar a mi piel.
Me ve sobre la cama ligeramente tapada por la sábana que le estorba para su misión.
Se acerca y  me toca por primera vez , se estremece al sentirla tibia.
Saborea , moja sus labios  y sus ojos brillan.
Escala por montañas y cerros.
Recorre aquellas tierras dónde muchos han caído y él teme de caer como aquellos.
Por fin llega a su objetivo.
Los ve carnosos y rojos, toca ligeramente y suelta una lágrima que enfría su rostro.
Los ve tan detenidamente que la luna se pone celosa y se oculta tras las nubes de aquella noche.
Pero a él no le importa ya, logró capturarlos en sus ojos ahora son de él nadamás.
La magia brota en su ser y con tanta ansiedad logra darle un beso, eran tan deliciosos.
Ella despierta y él muere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *