Una historia del Barrio East End

Siempre estoy trabajando en la misma esquina, la situación es bastante difícil. Corre el año 1888 en el Barrio East End, de Londres.

Tengo mucha competencia y eso que no soy nada fea: alta, un poco gordita por mi redonda cadera y mi gran busto. Soy Pecosa, pelirroja y apenas 30 años. 

Mis clientes son un poco pesados, me cogen bastante duro que me han llegado a lastimar, otros su satisfacción es golpearme la cara o azotar mi cuerpo con una correa de cuero y así eyaculan sobre mi rostro. De echo mi cuerpo tiene varias cicatrices y cada una con su propia historia que contar.

A veces cuando me fumo un cigarrillo y espero a un cliente me pongo a pensar si ¿Es necesario sentir tanto dolor y humillación por unas cuantas monedas?

Pero regreso a mi realidad y me doy cuenta que no tengo de otra, no se hacer nada y los de aquí saben que soy prostituta y no me aceptan en sus negocios.

Apenas la semana pasada uno me dio por el culo y estuve adolorida por varios días, creo le excitaban más mis gritos que la cogida.

Cuando puedo bebo algo de licor para no sentir tanto dolor y tratar de disfrutar más el momento. Antier una bestia me mordió los pezones y hoy con el frío me duelen horrible sólo espero que si tengo trabajo no me lastimen más o tenga problemas por no dejar que me los toquen.

Te voy a contar algo y espero sólo quede entre tu y yo, me siento orgullosa al saber que esa noche fui algo especial para aquella persona.

Hace unos meses un hombre pidió de mis servicios, era súper elegante y guapo así que le subí un poco más el precio , nos dirigimos hacía unos cuartos que me prestaban para mi trabajo y ahí estuvimos solos por mas de 4 horas.

A la luz de las velas pidió que me quitara la ropa y que caminara por todo el cuarto desnuda para ver como se movía mi cuerpo, así lo hice y el fumando un cigarrillo veía con total atención, me pidió que me recostara sobre la cama , él comenzó a tocar desde mi cabello hasta la punta de mis pies con mucha delicadeza y dulzura como jamás nadie lo había hecho.

Con su mano cerró mis ojos y escuché que sacó algo de un maletín, los abrí por naturaleza y me di cuenta que era un estuche de instrumentos quirúrgicos.

Me espanté y me levanté, él me dijo con suavidad que no me iba hacer nada y que no tuviera miedo, observó mi cuerpo lleno de cicatrices y con un tipo cuchillo me recorrió sin lastimarme, mi agitación era tan fuerte qué el me dio un beso en la frente y se sentó sobre una silla, me dijo que él quería ser famoso algún día y que todo mundo supiera de él, se hicieran películas y libros.

Comenzó hablarme mucho sobre él y su vida, diciéndome que era de la aristocracia y que en sus ratos de aburrimiento estudio la anatomía del cuerpo femenino conociéndolo muy bien. Tenía mucho dinero y muchas propiedades pero no se sentía satisfecho.

Yo muy atenta a todo lo que me decía pasó el tiempo rapidísimo, me dijo que en mí encontró algo muy especial y que pronto sabría de él en los periódicos, me pidió solo una cosa que jamás revelara su identidad y me dio una bolsa llena de dinero.

Pasó el tiempo y las cosas en mi barrio se pusieron muy peligrosas, habían asesinado a varias de mis compañeras de trabajo y había muchos policías dando vueltas y entrevistándonos tratando de investigar pistas sobre el asesino.

Fue cuando comprendí todo y a lo que se refería. Tenía a todo Londres de cabeza ya que no había pistas sobre quien era, a sus víctimas les hacía cortes en la garganta, mutilaciones en las áreas genital y abdominal, extirpación de órganos y desfiguración del rostro y todo era con sumo cuidado.

Me sentí tan especial al saber que pude haber sido la primera pero todo lo contrario me trato con cariño y respeto.

Desde que mandó una carta a la policía fue conocido como Jack el Destripador y en todos los periódicos se hablaba de él.

Y espero que con los años se cumpla el sueño de aquel hombre tan guapo y elegante.

 

 

ESPERO QUE SI LES HAYA GUSTADO..😀

CUÉNTAME QUE TE PARECIÓ… 😘

LES MANDO UN FUERTE ABRAZO !!!

Etiquetado

1 pensamiento en “Una historia del Barrio East End

  1. Que tan inquietante es la psique de los asesinos seriales, te pueden matar o consentir, que hace que otras personas inspiren a la bestia que en ellos vive y otras seducir su lado más noble?, Muchos dicen que es un base a lo que les esas personas les recuerdan sus traumas que los convirtieron en eso en ese albur deciden la suerte de sus víctimas. Me gustó mucho la historia, espero con ansia que nos puedas presentar a otro personaje, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *